PRIMER DÍA

  1.  Primeras dificultades.
  2.  El propósito de esta meditación.
  3.  Por qué se ha elegido la respiración como punto de partida.
  4.  La naturaleza de la mente.
  5.  Causas de las dificultades y cómo enfrentarse a ellas.
  6.  Peligros que deben evitarse.

En el primer día se presentan muchas dificultades e incomodidades. Aunque se deben en parte a no estar acostumbrados a estar sentados durante todo el día tratando de meditar, su causa principal es el tipo de meditación que practicamos: consciencia de la respiración, sólo la respiración nada mas que la respiración natural, tal y como entra, tal y como sale de las fosas nasales.

Sólo observar la respiración, de forma natural, sin regularla, sin añadir palabras ni imaginar formas. Estos soportes no se permiten porque el objetivo final de esta meditación no es la concentración de la mente. La concentración es sólo un apoyo, un paso que conduce a un objetivo superior; la purificación de la mente, la eliminación de todas las impurezas o negatividades profundas para, así, liberarse de todas las desdichas y alcanzar la iluminación total.

Cuando una impureza, como ira, odio, pasión, miedo etc., aparece en la mente, nos sentimos desdichados. Cuando algo no deseado sucede, se crean tensiones, se producen nudos internos. Del mismo modo, cuando algo deseado no ocurre, también se generan tensiones. Durante toda la vida se repite este proceso, hasta que toda la estructura física y mental se tensa. Además, esta tensión no se limita a uno mismo, sino que se distribuye a todos con quienes nos relacionamos. Sin duda, ésta no es la forma correcta de vivir.

Habéis venido a este curso de meditación para aprender el arte de vivir: cómo vivir pacífica y armoniosamente con uno mismo y,  así, generar paz y armonía hacia todos los demás: cómo vivir felices día a día avanzando hacia la felicidad máxima, que es una mente totalmente pura, llena de amor desinteresado, compasión, alegría por el éxito de los demás, y ecuanimidad.

meditacion2_dia1

Para aprender el arte de vivir armoniosamente, primero debemos encontrar las causas de la falta de armonía. Como las causas siempre están en nuestro interior, debemos explorar la realidad de nosotros mismos. Esta técnica os ayudará en el proceso de examinar vuestra estructura física y mental, hacia la que tanto apego sentimos y tanta tensión y desdicha nos causa. Debemos entender nuestra naturaleza física y mental experimentándola. Solamente así podremos experimentar qué hay más alla de la mente y la materia. Por lo tanto, ésta es una técnica de comprensión de la verdad, de autocomprensión, que investiga la realidad que llamamos “uno mismo“. Una técnica para poder comprender la verdad, amor y pureza.

La experiencia directa de la realidad es esencial. “Conócete a ti mismo” – desde la realidad superficial, aparente y burda, pasando por las realidades más sutiles, hasta llegar a la realidad más sutil de la mente y de la materia. – Tras haber experimentado todo, podremos ir más lejos aun, y experimentar la realidad última, que está más allá de la mente y de la materia.

La respiración es un buen punto de partida para iniciar este viaje. La utilización de un objeto imaginario – una palabra o una forma – solamente conducirá a más imaginaciones, mas ilusiones, en definitiva, no ayudará a descubrir las verdades más sutiles sobre uno mismo. Para penetrar hasta la verdad sutil, debemos empezar por una verdad, una realidad aparente y burda como la respiración. 

La respiración es una herramienta para explorar la realidad sobre uno mismo. De hecho, a nivel de experiencia, conocemos muy poco sobre nuestro cuerpo. Conocemos solamente su apariencia externa y las partes y funciones que se pueden controlar conscientemente. Pero no conocemos nada sobre los órganos internos que funcionan sin nuestro control ni sobre las células que componen todo nuestro organismo y que cambian a cada momento. Numerosas reacciones bioquímicas y electromagnéticas ocurren constantemente en nuestro cuerpo sin que tengamos conocimiento alguno sobre ellas.  

meditacion_dia1

En este camino se aprende a conocer todo lo que desconocemos sobre nosotros mismos. La respiración nos ayudará a lograrlo, actuando como un puente entre lo conocido y lo desconocido, ya que es la única función del cuerpo que puede ser consciente o inconsciente, intencionada o autónoma. Empezáis por la respiración consciente, intencionada, y continuáis por la consciencia de la respiración normal, natural. A partir de ahí, avanzaréis hacia verdades más sutiles sobre vosotros mismos. Cada paso es un paso en la realidad, cada día penetraréis un poco más para descubrir verdades más sutiles sobre vosotros mismos, sobre vuestros cuerpos y mentes. 

Aunque hoy sólo se os pidió que observáseis la función física de la respiración, también habréis estado observando la mente, ya que la naturaleza de la respiración está estrechamente conectada con nuestro estado mental. Nada más aparecer en la mente cualquier impureza o  negatividad, la respiración se altera – se empieza a respirar más rápidamente, con más fuerza-. Cuando la negatividad desaparece, la respiración vuelve a ser nuevamente más suave. De esta forma, la respiración nos ayuda a explorar no sólo la realidad de nuestro cuerpo, sino también la de nuestra mente.

Una de las realidades de la mente que hoy habéis comenzado a experimentar, es su habito de moverse de un pensamiento a otro. No desea centrarse en la respiración ni un segundo, le gusta moverse de un pensamiento a otro.

Y cuando la mente se va de un lado a otro ¿Dónde va?. Como habéis observado a través de la práctica, la mente se mueve siempre hacia pensamientos del pasado y pensamientos del futuro. Ese es el patron de comportamiento de la mente: no quiere permanecer en el presente. Pero lo cierto es que uno debe vivir en el presente. El pasado es irrecuperable y el futuro está fuera de nuestro alcance hasta que se convierte en presente. Recordar el pasado y pensar en el futuro es importante siempre que nos ayude a resolver el presente. Debido a este habito tan arraigado, la mente continuamente trata de escapar del presente hacia un pasado o un futuro que no existen , permaneciendo en un estado de constante agitación, de desdicha.

meditacion1_dia1

La técnica que estamos aprendiendo aquí, se llama el “el arte de vivir“, por que la vida solo se puede vivir en el presente. Por eso, el primer paso consiste en aprender cómo vivir en el momento presente, manteniendo la mente en la realidad que tiene lugar en este momento: la respiración que entra o sale por las fosas nasales. Ésta es la realidad del momento presente, aunque se trate de una realidad superficial. Si la mente se distrae con algún pensamiento, entonces, con una sonrisa, sin ninguna tensión, se acepta el hecho de que, dado su antiguo comportamiento, se ha distraido. Al daros cuenta de que la mente se ha distraido, automáticamente y de forma natural, ella misma regresará a la consciencia de respiración

Habéis detectado con facilidad la tendencia de la mente de moverse sobre pensamientos del pasado o del futuro, pero ¿De que tipo son estos pensamientos?. Hoy habéis observado que a veces los pensamientos aparecen sin ninguna secuencia, sin principio ni fin. Este comportamiento mental es considerado normalmente como signo de locura. Estamos descubriendo que todos todos estamos igualmente locos, perdidos en la ignorancia, en las ilusiones…

Incluso cuando hay una secuencia en los pensamientos, éstos tienen como objeto algo que es agradable o desagradable. Si es agradable, reaccionamos con placer, que se transforma en deseo, en apego. Si es desagradable, reaccionamos con desagrado, que se transforma en aversión, en odio. La mente se llena constantemente de ignorancia, de deseo y de odio. Todas las demás impurezas que nos hacen desdichados emana de estas tres.

El objetivo de esta técnica es purificar la mente, liberarla del sufrimiento mediante una erradicación gradual de las negatividades internas. Es una operación profunda en nuestro propio inconsciente, con el fin fin de descubrir y movilizar los complejos allí escondidos. Y observando la respiración, no sólo empezamos a concentrar la mente, también a purificarla.

meditacion

Aunque en el día de hoy sólo haya habido unos momentos en los que la mente se ha concentrado plenamente en la respiración, cada uno de estos momentos tendrá una gran fuerza para cambiar el patrón de comportamiento de la mente. En estos momentos sois conscientes de la realidad presente, del aire entrando o saliendo de las fosas nasales, sin ilusión. En este instante, la mente esta libre de las tres contaminaciones básicas, es decir, esta pura. Este instante de pureza a nivel consciente tiene un fuerte impacto en las antiguas impurezas acumuladas en el inconsciente. El contacto entre ellas produce una explosión: algunas delas impurezas escondidas en el inconsciente surgen a nivel consciente, manifestándose como diversas molestias físicas o mentales.

Cuando os enfrentáis a una situación así, existe el peligro de agitarse y de multiplicar las dificultades. Sin embargo, hay que entender que lo que parece un problema es un signo de éxito en la meditación, un aviso de que la técnica ha empezado a funcionar. La operación en el inconsciente ha empezado y el pus oculto comienza a salir de la herida. Aunque el proceso es incómodo, ésta es la única forma de hacer salir el pus, de liberarnos de las impurezas. Si continuáis trabajando correctamente, estas dificultades disminuirán progresivamente. Mañana será un poco más fácil, y los días siguientes, todavía un poco más. Poco a poco, si trabajáis, los problemas pasarán.

Nadie puede hacer este trabajo por vosotros, tenéis que hacerlo vosotros mismos. Tenéis que explorar la realidad en vosotros mismos. Tenéis que liberaros vosotros mismos.

Aprovechad bien el tiempo, la oportunidad y la técnica para liberaros de las ataduras del deseo, la aversión y el engaño, a así, disfrutar de la verdadera paz, de la verdadera armonía, verdadera felicidad.

Verdadera felicidad para todos vosotros

01. Discurso del primer día del Curso de Vipassana – Goenka -.
Este es el discurso del primer día de Goenka para aclarar las dudas que hayan podido transcurrir con la meditación Anapana (La consciencia del aire que entra y sale de las fosas nasales)