SEGUNDO DÍA

  1. El noble sendero octuble

El segundo día ha terminado. Aunque ha sido un poco mejor que el primero, las dificultades persisten. La mente continúa inquieta, agitada, indómita, como un toro bravo. Si una persona sabia doma y entrena a un animal salvaje, entonces toda la fuerza que éste habría utilizado con fines destructivos, empieza a servir a la sociedad de forma constructiva. Del mismo modo, se puede domar y entrenar a la mente, que en verdad es mucho más poderosa y peligrosa que un toro bravo. Pero debéis trabajar con mucha paciencia, persistencia y continuidad. La continuidad de la práctica es el secreto del éxito.

Tenéis que trabajar vosotros solos, nadie más puede hacer el trabajo por vosotros. Con todo amor y compasión una persona iluminada nos enseña la forma de trabajar, pero no podrá llevar a nadie en brazos hacia el objetivo final. Vosotros mismos tenéis que dar cada paso, librar vuestra propia batalla, alcanzar vuestra propia salvación. Vosotros mismos tendréis que andar el camino.

Comprended bien el camino que habéis empezado a andar. Se describe en términos muy sencillos:

Absteneos de toda acción malsana,realizad sólo acciones beneficiosas,purificad la mente, esta es la enseñanza.

Este es un camino universal, aceptable para gentes de cualquier origen,país o raza. Toda acción que perjudique a otros, es una acción malsana, y toda acción que ayude a los demás es una acción beneficiosa. Esta definición concuerda con la ley de la naturaleza. Según la ley de la naturaleza, no se puede realizar una acción que dañe a otros sin haber generado antes una negatividad en la mente -odio,miedo,cólera, etc.- y cada vez que esto sucede, nos sentimos desgraciados, sufrimos el infierno en nosotros mismos. Del mismo modo, no se puede realizar una acción sana, que ayude a los demás, sin haber generado anteriormente amor, compasión y buena voluntad. Cuando esto sucede, empezamos a disfrutar paz en nosotros mismos. 

Cuando ayudáis a otros, os estáis ayudando a vosotros mismos, cuando perjudicáis a otros, os perjudicáis a vosotros mismos. esta es la verdad, esta es la ley universal de la naturaleza.

meditation1_dia2

 

A este camino se le llama el Noble Sendero  Octuple, noble, en el sentido de que cualquier persona que lo sigue, está abocada a ser una persona de noble corazón. Se divide en 3 secciones: Sila, Samadhi y pañña. 

Sila: Es moralidad – abstenerse de acciones malsanas, ya sean físicas o verbales.

Samadhi: Es la acción sana de desarrollar el dominio y el control sobre nuestra mente. La práctica de ambas es útil, pero ni la moralidad, ni el dominio de la mente pueden erradicar por sí solas todas las impurezas acumuladas en la mente. Para ello hay que practicar la tercera sección del sendero:

Pañña: Desarrollar la sabiduría, observando lo que ocurre dentro del cuerpo a nivel de sensaciones  sin reaccionar, esto purifica totalmente la mente, y se consigue con esta técnica.   

Sila (Moralidad) se divide en 3 partes del Noble Sendero Octuple:

  1. Samma-vaca: Palabra recta, pureza al hablar. Para entender qué es la pureza al hablar, entendamos primero qué es la impureza al hablar. Decir mentiras, engañar a otros, emplear palabras duras que dañan a otros, son impurezas al hablar. Lo que queda es, la palabra recta.
  2. Samma-kammanta: Acción recta, pureza en la acción física. Sólo hay un criterio para medir la pureza o impureza de una acción, ya sea física, verbal o mental, y es saber si esa acción ayuda o daña a otros.
  3. Samma-ajiva: Sustento recto. Todo el mundo debe tener un medio para mantenerse y de mantener a aquellos que dependen de él, pero si este medio de vida daña a otros, no es sustento recto.

Si este camino a seguir sólo fuese abstenerse de las acciones que dañan a los demás, no tendría ningún efecto. A nivel intelectual se pueden comprender los peligros de realizar malas acciones y los beneficios que se obtienen de realizar buenas acciones. Sin embargo, continuamos realizando malas acciones, porque no tenemos control sobre nuestra mente. De ahí la segunda división del camino:

Samadhi (Concentración de la mente) – desarrollo del control mental, esta se divide también en tres partes más del noble sendero octuple:

4. Samma-vayama: Esfuerzo recto, trabajo recto. Habéis visto al practicar lo débil e inestable que es la mente, siempre  oscilando de un pensamiento a otro. Una mente así necesita ejercicio para fortalecerse. Con la práctica de la consciencia de la respiración se empieza a fortalecer la mente.

5. Samma-sati: Consciencia recta, consciencia de la realidad del momento presente. Del pasado sólo puede haber recuerdos, el futuro sólo se puede imaginar. Se practica la consciencia recta, manteniendo toda la atención en el momento presente, que es la respiración ( El aire que entra y sale de las fosas nasales). El patrón de comportamiento de la mente, es dar vueltas en el pasado o en el futuro, deseando o generando aversión. Practicando la consciencia recta habéis empezado a romper este hábito. 

6. Samma-Samadhi: Concentración recta. Ser consciente de la realidad presente de uno mismo, sin ningún deseo o aversión. Mantener esta consciencia en todo momento.

Observando la respiración se va afilando la mente, agudizando la mente, cada vez más y más sensible, y de esta manera se va penetrando más y más a las profundidades del subconsciente, y se empiezan a erradicar las impurezas allí escondidas.

Group Meditating Outside On Earth Day

01. Discurso del segundo día del Curso de Vipassana – Goenka -.
Este es el discurso del segundo día de Goenka para aclarar las dudas que hayan podido transcurrir con la meditación Anapana (La consciencia del aire que entra y sale de las fosas nasales)